INFORME SOBRE HANTAVIRUS

Información sobre Hantavirus MGC_LC

Ante las alertas epidemiológicas emitidas por las autoridades sanitarias en
relación con la ocurrencia de un brote de infección por hantavirus en la
localidad de Epuyén, provincia de Chubut y la información vertida por
diversos medios de comunicación, la Asociación Argentina de
Microbiología -AAM y su División “Sociedad Argentina de Virología”-SAV,
han elaborado el siguiente informe basado en bibliografía y
recomendaciones que se encuentran al pie de este documento.

Hantavirus es un género que pertenece a la familia Bunyaviridae, que agrupa varios
virus ARN transmitidos por roedores. Generalmente producen dos tipos de afecciones
en humanos: la fiebre hemorrágica con síndrome renal (FHSR); o el síndrome
pulmonar por hantavirus (SPHV), afección pulmonar muy grave. Estos virus replican
en células endoteliales vasculares, produciendo inflamación que involucran grados
variables de dilatación capilar, ruptura capilares y edema generando dificultad
respiratoria, falla cardíaca y eventualmente la muerte.
Los hantavirus que causan FHSR pertenecen a un linaje del Viejo Mundo, en tanto que
todos los virus que causan SPHV corresponden a un linaje común del Nuevo Mundo y
están presentes en miembros de una sola subfamilia de roedores silvestres
(Sigmodontinae) de la familia Muridae, especialmente los denominados colilargos.
El nombre del género Hantavirus proviene del río Hantan, al norte de las ciudades de
Dongducheon y Paju, Corea del Sur, de donde se aisló originalmente el miembro
prototípico: el Virus Hantaan (HTNV). Ya en el decenio de 1930 se notificaron en
Europa y Asia brotes de lo que en esa época se pensaba que era FHSR. Pero fue en
1978 cuando se aisló el virus Hantaan, y se confirmó que algunos roedores servían de
reservorio de estos virus que causaban la FHSR. Los virus Seoul, Dobrava y Puumala,
son muy similares al Hantaan, y se distribuyen ampliamente en todo el territorio
eurasiático y ocasionan también FHSR en el hombre.
El virus Andes (ANDV) es responsable del SPHV en la Argentina y otros países de la
región. ANDV fue caracterizado en 1995 a partir de muestras obtenidas de un paciente
fallecido luego de un brote ocurrido en la zona andina de la región patagónica de
nuestro país. Desde entonces se han publicado diversos reportes describiendo casos
ocurridos en diferentes regiones del territorio. En Argentina hay 4 regiones afectadas
por el SPHV que comprenden varias provincias: Centro (Buenos Aires, Santa Fe y
Entre Ríos); Sudoeste (Neuquén, Río Negro y Chubut); Noroeste (Salta y Jujuy); y
Noreste (Misiones).
En las infecciones por contagio clásico (a partir de roedores) predomina el riesgo
ocupacional seguido por el peridomiciliario y en la mayoría de los casos la exposición ocurre en sitios abiertos. La transmisión persona a persona se confirmó por primera
vez durante un brote del SPHV en 1996 en el sur de Argentina.
Las características propias de la infección por el virus Andes, que lo diferenciaron de
otros genotipos, fueron asociadas a su posibilidad de transmisión interhumana cuyo
riesgo se asoció a la convivencia.
¿Cómo se transmite?
Por inhalación: Es la causa más frecuente. Ocurre cuando respiramos en lugares
abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los
roedores infectados diseminan el virus contaminando el ambiente.
Por contacto directo: Al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la
orina de estos roedores.
Por mordeduras: Al ser mordidos por roedores infectados.
Por vía interhumana: puede transmitirse entre personas a través del contacto estrecho
con una persona infectada durante los primeros días de síntomas, a través de la vía
aérea.
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos,
cefaleas (dolores de cabeza) náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Después de
algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo
que se conoce como «síndrome cardiopulmonar por hantavirus», que puede llevar a la
muerte si la persona no es internada a tiempo.
¿Cómo confirmar una infección por hantavirus?
Se considera caso confirmado a todo caso sospechoso con confirmación por
laboratorio por alguno de los siguientes criterios:
1) Detección de anticuerpos específicos IgM o seroconversión de IgG por técnica de
ELISA.
La IgM específica indica infección reciente; aparece entre el primer y el tercer día
después del inicio de síntomas y se puede detectar durante los 30 días posteriores,
pero se ha registrado persistencia por varios meses.
Los anticuerpos IgG aparecen días o semanas luego de los IgM, y permanecen por
períodos prolongados. La ausencia de anticuerpos de clase IgG podría ser indicadora
de evolución desfavorable.
2) Detección del genoma viral por RT- PCR en suero/coágulo y/u órganos. Si se
obtiene amplificación del genoma viral, el producto puede secuenciarse e identificar el
virus por análisis filogenético. Es posible obtener un resultado positivo hasta los 7-10
días de comienzo de los síntomas.
3) Inmunohistoquímica en órganos de autopsia.

¿Cómo es el tratamiento?
No existe tratamiento específico. Aquellos pacientes con síndrome cardiopulmonar por
hantavirus deben ser asistidos en establecimientos hospitalarios, de preferencia con
unidades de terapia intensiva que cuenten con asistencia respiratoria mecánica.
¿Cómo puede prevenirse?
Para prevenir esta enfermedad, en las zonas de circulación del virus es importante:
Evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones.
Evitar que los roedores entren o hagan nidos en las viviendas.
Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías.
Realizar la limpieza (pisos, paredes, puertas, mesas, cajones y alacenas) con una
parte de lavandina cada nueve de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar).
Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.
Colocar huertas y leña a más de 30 mts de las viviendas, cortar pastos y malezas
hasta un radio de 30 mts alrededor del domicilio.
Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados
(viviendas, galpones). Cubrirse la boca y la nariz con un barbijo N95 antes de ingresar.
Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo
y consumir agua potable.
Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para
capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de
un servicio de control de plagas.
Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya
podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo usando
guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.
Las personas que presenten síntomas de la enfermedad deben concurrir rápidamente
a un establecimiento de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras
personas.
Medidas de Prevención en el Ámbito Asistencial
Los elementos de prevención y control a implementar en el personal de salud
corresponden a las Precauciones Estándares más precauciones de gotitas.
● Organización de triage.
● Disponibilidad de cama con aislamiento (al menos los primeros 7 días desde su
ingreso o hasta que el paciente esté asintomático.
● De no tener camas en aislamiento, los pacientes pueden ser hospitalizados en
cualquier tipo de salas, resguardando al menos 1 metro de separación entre pacientes
y con cortina.
● La ubicación de los pacientes será de acuerdo con sus necesidades de atención
(sala común, Cuidados Intermedios, UCI, otra).
●En caso de traslado del paciente éste debe usar mascarilla quirúrgica o
barbijo/respirador si la resiste.
● Toda la sangre y fluidos corporales deben ser manejados con guantes.
● Uso de mascarillas de tipo quirúrgico/ barbijo /respirador y protección ocular, si por el
tipo de procedimiento o atención se prevén salpicaduras en la cara.
● Uso de camisolín, durante los procedimientos en los que son posibles salpicaduras
en la ropa.
● Mantener los procesos habituales de desinfección del ambiente, en la atención de
pacientes en el ámbito hospitalario, en el área rural y en los traslados de los pacientes,
según guías.
Lázaro ME y col. – Medicina (B Aires). 2000;60(3):289-301.
Lázaro ME y col. Emerg Infect Dis. 2007 Jan;13(1):104-10.
Iglesias A y col. Medicina (B Aires). 2016;76(1):1 -9.
Colleen B. et al Clinical Microbiology Reviews, Apr. 2010, p. 412–441
https://cmr.asm.org/content/23/2/412.full
Alerta Epidemiológica https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/2018-12-19-
alerta-hantavirus-version-13hs.pdf
Sala de situación – Semana Epidemiológica 1
https://www.dropbox.com/s/unlntxosydp7kwg/Sala%20de%20Situaci%C3%B3n%20Ha
ntavirus_%20SE1%20final.pdf?dl=0
Sala de situación Provincia de Chubut – SE1
https://www.dropbox.com/s/lg9nomaifl6b5lc/Sala-Situaci%C3%B3n-Brote-HantavirusEpuyen.-SE1..pdf?dl=0
GUIA PARA EL EQUIPO DE SALUD:
http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000000065cnt-2016-guia-medicahantavirus.pdf
Glosario de Salud/Hantavirus: https://www.argentina.gob.ar/salud/glosario/hantavirus